Webdox blog

Los contratos como activos y pasivos según la IFRS

Por Juan Andrés Nuñez en May 24, 2018
Vamos a conectar:

Los-contratos-como-activos-y-pasivos-según-la-IFRS

La IFRS 15 (o NIIF 15), de Ingresos ordinarios procedentes de contratos con clientes, le da a los contratos la calidad de activos y pasivos que se contabilizan con base en el cumplimiento de las obligaciones de desempeño del proveedor del servicio o vendedor del bien. De hecho, en su Apéndice A, define: 

  • Activos del contrato: “El derecho de una entidad a una contraprestación a cambio de bienes o servicios que la entidad ha transferido a un cliente cuando ese derecho está condicionado a algo distinto del paso del tiempo (por ejemplo, la ejecución futura de la entidad).”
  • Pasivos del contrato: “La obligación de una entidad de transferir a un cliente bienes o servicios por los cuales ha recibido del cliente una contraprestación (o el importe es exigible al cliente)”.

Esta norma entró en vigencia el primero de enero del 2017 y sin duda afectará notablemente la gestión de contratos.  Por ello, es importante que los gerentes y directivos relacionados con las finanzas conozcan los aspectos más importantes en torno a ella.

Alcances de la nueva IFRS 15

La norma aplica a todos los contratos con clientes, salvo aquellos que están dentro del alcance de otras NIIF, como: 

  • Arrendamientos. 
  • Contratos de seguros. 
  • Instrumentos financieros. 
  • Acuerdos de cooperación y colaboración. 
  • Intercambios no monetarios entre entidades del mismo tipo de actividad para facilitar las ventas a clientes potenciales. 

La importancia de los contratos vistos como activos y pasivos

La condición de los contratos como activos y pasivos, sumada al reconocimiento de los ingresos solo en la medida en que se transfieren los bienes y servicios pactados, resulta fundamental para la contabilización efectiva de los derechos y las obligaciones derivadas de los documentos contractuales, lo que genera un impacto financiero inmediato. Pero, más importante aún, permite comparar de forma globalizada las cifras de negocios, magnitud fundamental a la hora de establecer relaciones comerciales y societarias de carácter trasnacional. 

El modelo de 5 pasos: el nuevo modelo de ingresos

La NIIF 15 estructura el reconocimiento de ingresos en 5 pasos. A saber:

1. Identificar el contrato con el cliente

El contrato puede ser verbal, escrito o explicito, pero para que se aplique la norma es necesario que: 

  • Las partes aprueben el contrato y se comprometan a cumplir con las obligaciones derivadas del mismo.
  • Se puedan identificar los derechos atribuidos a cada parte con respecto al bien o servicio a transferir. 
  • Sea posible identificar las condiciones de pago.
  • El contrato posea un fundamento comercial, y que con este se esperen cambios en el riesgo adquirido y el importe de los flujos de la entidad
  • Exista la probabilidad de que el ente puede recaudar la contraprestación pactada.

2. Identificar las obligaciones del contrato

En este punto es necesario desglosar cada condición del contrato y evaluar si las obligaciones de transferir bienes o servicios se hallan relacionadas con bienes o servicios distintos. En dicho caso, las obligaciones deben reconocerse de forma independiente.

3. Determinar el precio de la transacción

En este punto hay que identificar el valor del pago a recibir por la entrega del bien o la prestación del servicio. 

4. Distribuir el precio de la transacción entre las obligaciones del contrato

La organización debe asignar el precio de la transacción a cada obligación de desempeño con fundamento en los precios de venta de cada bien o servicio comprometidos en el documento contractual. 

5. Reconocer los ingresos a medida que la organización satisface las obligaciones

La organización solo puede reconocer el ingreso de actividades ordinarias cuando ha transferido al cliente el control total del bien o servicio o en la medida que lo va haciendo, siempre y cuando se haya seleccionado un método apropiado para medir el progreso de la entidad hacia la satisfacción completa de dichas obligaciones.

 

Sin duda, el cumplimiento de estos pasos supone grandes desafíos para las empresas en lo que respecta a la gestión de contratos. Al respecto, apoyarse en un CLM como Webdox pueden ser de gran ayuda, especialmente porque ofrece:

  • Mayor visibilidad, permitiendo identificar los contratos en segundos con acceso a cada detalle de éstos.
  • Plena identificación de las obligaciones contractuales con el uso de metadatos.
  • Plena identificación de los precios con el uso de metadatos.
  • Integración con el ERP de la empresa para el seguimiento de ingresos o egresos a medida que éstos ocurren.

Como ves, el uso de Webdox en la implementación de la NIIF 15 convertirá las complejidades de la norma en oportunidades para las empresas. Por ello, al apoyarte en este CLM podrás tener certeza de cumplir a cabalidad con los compromisos adquiridos, evitando problemas y mejorando la relación con tus clientes.

ebook: Guía para la administración del ciclo de vida de los contratos.

Temas: finanzas